OPINIO
 

¡BASTA  DE  ABSURDOS,  ENGAÑOS  Y  COMPLEJOS!

 
 

Juan Vanrell Nadal/ Culturalmente,  el 1 de marzo de 1983 se hizo la venta infame de la Lengua Balear a Cataluña. El Estatuto de Autonomía de Baleares, en tal fecha, decretó que nuestra lengua fuera  “¡EL CATALÀ!”…  ¿Cabe mayor absurdo aberrante y peor engaño perverso?...

El   “Ú de Mars”  no es el “Día de Baleares”, es el  “DÍA DE LA GRAN TRAICIÓN PERVERSA”.  Un  día auténticamente triste por la claudicación cobarde de políticos “coalas”, sobrados de necedad como faltos de cultura.

Hay que clamar ¡BASTA!...   Basta de falsedades malvadas en el Estatuto Balear.  La Ciencia Filológica exige su inmediata corrección.  La venta de la Lengua Balear a Cataluña es una vil trampa saducea que ofende la Historia, la Filología y la Sensatez…   Ante tal engaño perverso, y  sus consecuencias nefastas, convoco a los “bons mallorquins” y a los “bons valencians” a que todos juntos proclamemos: “¡Parlem valencià, a Valencia! ¡Xarrem mallorquí, a Mallorca!.  ¡¡¡May català!!!...  Basta de creer en la GRAN MENTIRA que nos hace obra y cultura de Cataluña…   Basta también de los silencios acomodaticios de los nuestros incapaces de decir ¡BASTA  A  TANTA  IMPOSTURA!...

Nuestras respectivas lenguas tienen el aval absoluto de la Ciencia Filológica.  Lamentablemente, muchos mallorquines y algunos grupos de valencianos han sido engañados. El separatismo absurdo de la distopía catalana en busca de un mundo ficticio enajenado cumple su misión… Desde el sentimiento supremacista embauca a multitudes. No tiene argumentos, sólo tergiversaciones fabuladas. Crea una historia que no fue, sino la que quisieran que hubiera sido…

Ha llegado el momento de actuar.  Tenemos ejemplos de auténtico mérito.  El Presidente de Aragón, D. Javier Lambán, ha publicado un bello calendario de 2019. En él desenmascara contundentemente las falacias del alucinado pancatalanismo.   Otro ejemplo  admirable lo tenemos en el nuevo “Decà” de la R.A.C.V., Excmo. Sr. D. José Luis Manglano, ex-rector de la Universidad. Ha descalificado sin ambages el atropello inicuo a la Lengua Valenciana por políticos interesados. Ofrezco algunas de sus declaraciones a la prensa: “P.  ¿Cómo será en adelante la relación con la A.V.L.?.-  R.  Con un organismo que niega la existencia de la lengua valenciana y proclama lo que ellos llaman unidad de la lengua, que es puro y duro catalán, no tenemos nada qué decir… No tendremos relaciones estables con una academia que fundaron políticos y que persiste a base de grandes sueldos…  Para mí no es academia ni algo parecido…” (LAS PROVINCIAS, 26-01-19).    En EL MUNDO de Valencia manifiesta: “No podemos callarnos ante la lengua que se enseña en los colegios…  Más del 80% de autores que se estudian son de origen catalán, cuando los valencianos tenemos la Historia del Reino de Valencia con Siglo de Oro, de lo que se habla muy poco…  La A.V.L. es un invento político de Zaplana… No fue una solución, sino una entrega a las tesis pancatalanistas… Era y es una institución política en la que los académicos cobran…  Ni siquiera la A.V.L. se llama Academia de la Lengua Valenciana…”.

En la actual partitocracia política este comportamiento requiere valentía. Ambos tienen mi mejor aplauso agradecido.  También tenemos destacados escritores comprometidos en esta causa. Quiero destacar, entre otros, a Federico J. Losantos, Carlos Herrera, A. Pérez-Reverte, Alfonso Ussía, Luis Alejandre, J. Ramón Bosch, F.Blasco Urios, César Vidal. De éste tomo la anécdota que él recoge del historiador catalán Bernat Desclot -s.XIII- :  “El Conde se presentó al Emperador alemán diciendo: <<Señor, yo soy un conde de España al que llaman CONDE DE BARCELONA>>. El emperador dijo luego a su séquito: <<Han venido dos caballeros de España de la tierra de Barcelona>>…  Cataluña era (y es) España”. (LA RAZÓN, 27-02-19, pág. 22).

Los artículos contundentes de estos escritores dan aliento a los que de siempre defendemos LA VERDAD identitaria de nuestra tierra. Entre ellos debo destacar a Juan García Sentandreu, Manolo Latorre, Ricardo García Moya, Teresa Puerto, Baltasar Bueno, José V. Gómez Bayarri, Juan Lladró (e.p.d.), “EL PALLETER”, en Valencia.   A “S’Acadèmi de sa Llengo Baléà”, “Sa Plataforma de sa Llengo”, “A. Cabrit y Bassa”, Miquel Garau, Esperanza Vidal, Mariano Bendito, Pep Ripoll, Jaume Martorell (e.p.d.), “S’ARENAL UNIT”, en Mallorca.

El tema de hoy requiere también una llamada de atención a mis conciudadanos. Pecan de apocados y sumisos. Las necedades demenciales de políticos soberanistas, doctores en incultura e insensatez, deben tener respuesta…  Para ello, exijamos -¡sin complejos!- que en nuestro Estatut de Autonomía figure oficialmente la Lengua Balear…  Denunciemos valientemente las falacias catalanistas en los libros de texto, como también las generosas subvenciones oficiales a sus entes…    Avergoncemos a cuantos hacen “escritó y filosòf català” a nuestro insigne Ramón Llull.  ¿Cómo puede ser “català” quién nació y murió en Palma de Mallorca (1232-1316) y no hay constancia alguna de su residencia en Cataluña?...   Ha llegado el momento de poner fin a nuestro necio complejo de inferioridad…  Nadie sensato puede creer la patraña de que la izquierda leni-marxista es la fuente del progreso.  Es todo lo contrario: Pura demagogia manipuladora…  Hay que reconocer que esta izquierda embauca magistralmente a demasiada gente…

La verdadera progresía es ser HOMBRE.  Hombre cabal, asentado en el respeto y el sentido común. ¿Son acaso “progresistas” las feminazis, ebrias de arrogancia?...  Pisotean la gramática inventando “portavoces-portavozas, jóvenes-jóvenas, miembros-miembras… ¡tontos-tontas!”…  No son el progreso, sino el regreso a la estupidez…  Esta idiocia constituye un insulto a la MUJER, prodigio del universo y reina de la creación…  El verdadero “progresista” fue el Hombre clamando desde una cruz: “¡Padre, perdónales!”. Ante este ejemplo supremo de “progresía” ¿puede algún podemita atribuirse este título?...  Esta izquierda soberbia es la mentira contumaz, carente de auténtica ciencia antropológica.  Ussía, refiriéndose a ella manifiesta: “Algún día serán un mal recuerdo, un poso de incultura, antiespañolismo, necedad y burricie” (LA RAZÓN, 14-03-19).

“Bons valencians y bons mallorquins”, estemos orgullosos de nuestra “Madre”, la Lengua con la que nos hablamos…  Dejémonos de complejos estúpidos…  Con valentía decidida digamos a los pancatalanistas demenciales y a los políticos mentirosos: ¡¡¡BASTA DE ABSURDOS Y DE ENGAÑOS!!!


Juan Vanrell Nadal
Catedrático de Francés
Pte. de la Acadèmi de sa Llengo Baléà. Premi Llealtat 2009